JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

El veraneo es una gran oportunidad para que nuestros chicos desplieguen sus alas y levanten vuelo. El arte de la buena paternidad consiste en ir acompañándolos en sus primeros vuelos y de a poco ir soltándolos a medida que los vamos viendo preparados.

Se conjugan dos cuestiones que, juntas, pueden convertirse en dinamita. En primer lugar, la conciencia moral se diluye en el grupo. Esto quiere decir que los chicos pueden no pensar bien y tomar malas decisiones al estar en grupo, para no perder su lugar, para no ser el único que no se anima, porque si todos lo hacen debe estar bien (tomando por natural lo que no necesariamente es normal). A diferencia del año escolar ellos pasan muchas horas juntos y sin supervisión ni referentes adultos.

En el ámbito de la sexualidad, algunos factores, como el hecho de que el sida haya pasado a ser una enfermedad crónica o que la pastilla del día después sea de venta libre, no ayudan a nuestros adolescentes a tener conciencia de los riesgos que corren.

Hay muchas cosas que los adultos podemos hacer:

Conversar con ellos de estos temas. En charlas cortas, sin lecciones de vida, en las que enseñamos nuestros valores y criterios, en las que preguntamos lo que piensan, sin escandalizarnos por sus respuestas, para saber dónde ajustar, de qué conviene que nos sigamos ocupando. Que los chicos tengan claro lo que pensamos y lo que esperamos de ellos, y las consecuencias o penitencias cuando no cumplan.

No soltarles la mano. También son nuestras vacaciones, pero los chicos y adolescentes necesitan nuestra supervisión. Es importante que sepamos dónde están, quién es el adulto a cargo, qué van a hacer, a qué hora vuelven o a qué hora los buscamos.

Permanecer cerca de ellos. Llevándolos y trayéndolos, abriendo nuestra casa para sus amigos, recibiéndolos cuando llegan. Nuestra cercanía los protege porque les complica las eventuales transgresiones a nuestras pautas y también porque no da espacio para que otros "asesores" (que no elegimos nosotros) se ocupen de esa tarea.

Los padres damos los lineamientos y hacemos todo lo posible para que nuestros hijos los sigan, no somos policías ni podemos estar pegados a ellos todas las vacaciones, pero si nos mantenemos cerca y vamos aflojando la supervisión cuando los vemos preparados, y si expusimos nuestras pautas con claridad, ellos las llevarán "puestas" cuando estén más lejos.

Las personas tienen un sistema de reloj circadiano que establece a lo largo del día los tiempos para diferentes procesos fisiológicos en función de los cambios ambientales diarios. El premio Nobel de Medicina de este año fue para una investigación relacionada con este "reloj biológico" que indica, mediante secreción de hormonas y metabolismo, cuándo es momento de comer o dormir, entre otras cuestiones. También en función de la ingesta de alimentos el reloj interno establece ritmos para las funciones básicas del organismo, tales como la digestión y absorción de nutrientes.

Además, determinados nutrientes pueden afectar el funcionamiento del reloj biológico, como una dieta alta en grasa, carbohidratos de elevado índice glucémico, exceso de sal y cafeína son algunos de los principales componentes que pueden modificar los mismos. Los trabajos nocturnos que van al revés de lo que el reloj interno indica, pueden afectar el metabolismo y alterar las hormonas del hambre y la saciedad, que tientan a comer más y peor.

El desayuno es importante
El desayuno es importante.
 

A raíz de esto, se abrió un nuevo interrogante. ¿La hora a la que comemos, es tan importante como lo que comemos? La respuesta a la que llegó un equipo internacional de investigadores es que sí. El 18 de octubre pasado Frank Scheer del Brigham & Women's Hospital y de Harvard Medical School; Carolina Escobar de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México y Diego Golombek del Departamento de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Quilmes, expusieron en el 21º Congreso Internacional de Nutrición en Buenos Aires, los avances del estudio sobre la crononutrición y su importancia para combatir, entre otras cosas, enfermedades epidémicas como la Obesidad y la Diabetes.

"Dado que el cuerpo es un reloj, su procesamiento de los alimentos necesariamente es diferente a distintas horas. Es muy distinto lo que el cuerpo va a hacer con alimentos durante la noche o durante el día", explicó Golombek. "En particular somos bichos diurnos, con lo cual nuestra tasa metabólica es más alta durante el día, y procesamos y metabolizamos mejor y diferente los alimentos durante el día. Si comés durante la noche, la tasa metabólica no va a ser igual, va a ser menor, el procesamiento no va a ser bueno, y en general va a haber una tendencia al sobrepeso", añadió.

En tanto, el especialista detalló: "Hay algunos elementos que son de la cultura popular, y que la cronología viene a validar; por ejemplo, el desayuno del rey. Hay experimentos que son increíbles. Desayunar te hace perder peso, porque te activa la tasa metabólica. Si no desayunás, ganás un sobrepeso importante, incluso tendiente a obesidad".

La noche es para descansar y comer menos

"Lo que hemos estado viendo con mis trabajos, los trabajos de otros grupos, es que aún en personas normales el alimento, primordialmente en la noche, les genera problemas metabólicos", explicó Carolina Escobar. "Lo primero que sucede es que empiezan a acumular grasa y a subir de peso, y esto se debe a que la persona normal no está preparada para quemar energía a la noche. En ese momento estamos preparados para ahorrar energía, para descansar, y entonces el momento en que cambia su forma de comer lo va a llevar a generar adiposidad y obesidad", añadió.

Las comidas fuera de horario pueden conducir con el paso del tiempo, a desórdenes metabólicos
Las comidas fuera de horario pueden conducir con el paso del tiempo, a desórdenes metabólicos.
 

"Si se continua esto va a llevar después a una enfermedad metabólica y lo estamos viendo en la población mundial, que está aumentando muchísimo el índice de personas con síndrome metabólico, con diabetes, con obesidad en personas normales, no podríamos decir ahora que todos los que son gorditos y todos los que están enfermos serían lo normal", concluyó Escobar.

Ante la consulta de si comer muchas veces durante el día pero poco, como recomiendan algunos nutricionistas, también es la base de la crononutrición, la profesional mexicana explicó: "Yo diría que no, mientras la persona respete una ventana de tiempo de comida, porque es muy controvertido, si comemos 5 veces, 4 veces, 3 veces, 2 veces".

Lo que se plantea la crononutrición es comer de día, dentro de una ventana de unas 12 horas. "Es el tiempo en que esperaríamos que la persona debiera estar activa, no importa si come muchos poquitos o come 3 grandes comidas, o 2 muy grandes comidas, siempre y cuando se quede dentro de esa ventana de tiempo y tenga otra ventana de tiempo en la noche en la que tenga un ayuno largo y en donde no coma", añadió. "Mientras respete estas dos situaciones, estar comiendo y luego dejar de comer, la cantidad de veces que coma hasta el momento no se ha demostrado que sea un factor de importancia", sostuvo.

Qué comer a la mañana, tarde y noche

Consultada por LA NACION, Analía Moreiro, licenciada en nutrición, señaló: "Hay sustancias neuronales que son esenciales para regular el humor, el sueño y también las compulsiones alimentarias. Para sintetizar estos neuromediadores, son necesarios ciertos aminoácidos que son provistos por los alimentos y deben ser consumidos en los momentos del día propicios".

"En la primera mitad del día se necesita el aporte de proteínas ricas en Tirosina para lograr la síntesis de Dopamina y Noradrenalina que permiten la activación física y mental. Algunos alimentos ricos en Tirosina son: leche y derivados, quesos, almendras, semillas de calabaza, maníes, cereales integrales, pescados y legumbres", detalló Moreiro y agregó: "En la segunda mitad del día se necesitan alimentos proteicos que aporten Triptófano para la síntesis de Serotonina y Melatonina que favorecen la serenidad la relajación al final del día. Para ello se debe consumir carne de pavo o pollo, pescados azules como salmón y atún, huevo, bananas, chocolate amargo, semillas de sésamo y girasol".

Para cerrar, dijo: "Lo interesante de la crononutrición es que se pueden obtener beneficios si comemos los alimentos correctos en el horario adecuado".

Mediatek, uno de los mayores fabricantes de chips para celulares del mundo, presentó por estos días a Sensio, un nuevo sensor para incorporar en dispositivos móviles con varias funciones vitales: es capaz de medir el ritmo cardíaco, arritmias, presión sanguínea, saturación de oxígeno y hasta generar un electrocardiograma.

El sensor mide la absorción en la yema del dedo de luz infrarroja, además de medir cambios en la conductividad eléctrica; todo, para dar un reporte, después de 60 segundos, que incluye un electrocardiograma, oxigenación en sangre, pulsaciones y presión arterial.

En verano, estamos más expuestos a la radiación solar que puede acarrear problemas oculares tan graves como los que suceden en la piel. Pero además del sol, las actividades propias de las vacaciones y el calor, como ir a la pileta o a la playa, también son situaciones en las que los ojos pueden verse afectados.

Nunca se debe exponer la visión a la luz solar directa sin la protección adecuada de anteojos certificados contra los rayos ultravioletas.
Nunca se debe exponer la visión a la luz solar directa sin la protección adecuada de anteojos certificados contra los rayos ultravioletas.. Foto: Pixabay
 

¿Cuáles son los peligros de exponer los ojos a los rayos solares?

Por eso mismo, el especialista subraya que "Nunca se debe exponer la visión a la luz solar directa sin la protección adecuada de anteojos certificados contra los rayos ultravioletas (UV)". En ese sentido, es preciso tomar una precaución extra: la de la calidad de los anteojos de sol. "Con frecuencia, en los comercios se venden anteojos que dicen ser aptos contra la radiación ultravioleta, pero no siempre esto es cierto", alerta. Para una certeza mayor es preciso tener una garantía profesional. "Un técnico óptico puede, de manera sencilla, determinar si es correcto o no. Por lo pronto, hay que desconfiar de los productos económicos y/o muy grotescos", advierte.

La protección con gafas de sol es necesaria tanto para los adultos como para los niños. Idealmente los anteojos, además de contener un adecuado filtro solar, deben deben ser ahumados.
La protección con gafas de sol es necesaria tanto para los adultos como para los niños. Idealmente los anteojos, además de contener un adecuado filtro solar, deben deben ser ahumados.. Foto: Pixabay
 

¿Qué riesgos para los ojos hay en las piletas?

Como se señaló, el sol no es el único riesgo para los ojos durante el verano. El agua, especialmente la de las piletas es otro factor que puede generar afecciones. El cloro que se añade al agua para desinfectarla puede producir irritación en ciertos ojos.

La irritación predispone a su vez al ingreso de bacterias con el riesgo de provocar una infección. Además, la piscina es un hábitat favorable para el desarrollo de la queratitis por acanthamoeba, un organismo microscópico que normalmente se encuentra en aguas dulces y en el suelo pero que puede proliferar en piscinas, jacuzzis e incluso en el agua potable.

Usar antiparras que eviten el ingreso de agua a los ojos es una medida preventiva útil para evitar esta afección.

Y en caso de conjuntivitis se deberá acudir al oftalmólogo inmediatamente para tratar la infección.

Usar antiparras que eviten el ingreso de agua a los ojos es una medida preventiva útil para evitar las conjuntivitis irritativas por el cloro de la pileta.
Usar antiparras que eviten el ingreso de agua a los ojos es una medida preventiva útil para evitar las conjuntivitis irritativas por el cloro de la pileta.. Foto: Pixabay
 

Los aires acondicionados y la sequedad ocular

Los ojos son mucosas expuestas al medioambiente durante todo el tiempo, razón por la cual una de las afecciones que pueden sufrir son las conjuntivitis alérgicas. Afectan a los niños de entre 4 y 12 años y a los mayores a 60 años. El verano es también una época de alergias por polinización que, si bien soy más común en primavera, el riesgo continúa por el uso de aires acondicionados que resecan los ojos tanto o más que la calefacción.

Según alerta el Dr. Rogelio Ribes Escudero, médico oftalmólogo, especialista en córnea y superficie ocular, miembro de la Sociedad Argentina de Superficie Ocular, la conjuntivitis alérgica es una inflamación de la conjuntiva producida por alérgenos, partículas presentes en el ambiente y que a la mayoría de las personas no le generan problemas. Sin embargo, en pacientes alérgicos producen una respuesta inflamatoria.

El principal síntoma es picazón o prurito, acompañada por ojos rojos y edema palpebral. Tiene mayor prevalencia en los meses de primavera por la mayor cantidad de alergenos derivados de la floración de las plantas. Es importante su correcto diagnóstico mediante estudios de sangre, de laboratorio ocular y un correcto examen oftalmológico.

Su problema habitual es que es muy difícil evitar la exposición frente al alergeno ambiental. Por lo tanto, la terapia se basa en inmunoterapia, es decir, en tratar de disminuir la respuesta inflamatoria del propio cuerpo frente a la exposición del alérgeno.

Los aviones y lugares cerrados donde el aire no se renueva exponen a los ojos a la sequedad ocular. Para tratarla y prevenirla se recomienda el uso frecuente de lágrimas artificiales indicadas por el oftalmólogo.

Los aviones y lugares cerrados donde el aire no se renueva exponen a los ojos a la sequedad ocular.
Los aviones y lugares cerrados donde el aire no se renueva exponen a los ojos a la sequedad ocular.. Foto: Pixabay
 

Cómo elegir los lentes adecuados para protegerse del sol

En general, la regla número uno para prevenir los efectos nocivos del sol en los ojos usar gafas de sol homologadas con filtros anti rayos UV. Esa primera protección, además, puede reforzarse, con gorras con visera, ya sea en la playa, la piscina o en la montaña. En los niños, que tal vez no están acostumbrados a usar lentes de sol, la gorra es imprescindible ya que constituye su única protección.

También es importante preservar los ojos usando lentes si se utilizan camas solares dado que el riesgo es el mismo que el de exponerse directamente al sol.

Como indica la doctora María Pilar Nano, médica oftalmóloga, coordinadora de Investigación del Instituto de Ojos NANO, es importante consultar con el médico antes de comprar lentes de sol; el especialista es quien, que recomendará la protección solar adecuada.

Además, según indica el doctor Iglicki, la protección es necesaria tanto para los adultos como para los niños: todos deben cuidarse. Posiblemente, los más pequeños no estén tan expuestos si se encuentran bajo la supervisión de un mayor que pueda controlarlos, mientras que los adolescentes y adultos deberían usar anteojos ahumados, con filtros que bloqueen los rayos UVA y UVB.

Se aconseja que las gafas cubran toda el área de los ojos de manera tal de que los rayos tampoco puedan penetrar de costado. Además, se recomienda el uso de sombrero de ala ancha.

En días nublados, también hay que protegerse dado que la radiación UV puede atravesar las nubes. Hay que recordar que, habitualmente, nos quemamos incluso durante esos días, subraya el doctor Iglicki.

Del otro lado del espectro electromagnético, en tanto, también está la amenaza de la radiación infrarroja cuyo daño es por acumulación. Si bien casi no se habla de estos rayos, la mitad de la luz solar que impacta en la piel es infrarroja y, sin protección, daña los párpados y los tejidos del ojo.

Está claro, entonces, que nunca hay que mirar directamente al sol, incluso, durante un eclipse, porque el riesgo de desarrollar una retinopatía es muy alto.

En general, la regla número uno para prevenir los efectos nocivos del sol en los ojos usar gafas de sol homologadas con filtros anti rayos UV. Esa primera protección, además, puede reforzarse, con gorras con visera, ya sea en la playa, la piscina o en la montaña. En los niños, que tal vez no están acostumbrados a usar lentes de sol, la gorra es imprescindible ya que constituye su única protección.

También es importante preservar los ojos usando lentes si se utilizan camas solares dado que el riesgo es el mismo que el de exponerse directamente al sol.

¿Qué hay que tener en cuenta al maquillar los ojos?

Según la doctora Pilar María Nano, otra precaución importante para el cuidado de los ojos en verano y durante todo el año es la higiene a la hora de maquillar los ojos. Sus recomendaciones:

Para poder maquillarnos tranquilas, sin miedo a lastimar nuestros ojos debemos tener ciertos cuidados como no compartir la máscara de pestañas o el delineador (para evitar contagio de infecciones), conocer si somos alérgicos a determinados componentes del maquillaje para poder evitarlo, conocer y respetar la fecha de vencimiento de los productos que utilizamos (cambiándolos cada 6 meses) y por sobre todas las cosas desmaquillar la zona palpebral diariamente. Podemos utilizar un desmaquillante hipoalergénico a base de agua para evitar cuadros de alergia ocular.

Quienes usan lentes de contacto deben recordar colocarlos antes de maquillarse y tener especial cuidado al quitar el maquillaje para no irritar la superficie ocular.

Si luego de utilizar maquillaje el ojo está irritado o con sensación de arenilla constante es importante consultar con un oftalmólogo ante un síntoma persistente, ya que puede ser signo de una infección o alergia ocular más grave, que requiera un tratamiento médico.

El 80% de las discapacidades visuales son evitables mediante la consulta oftalmológica temprana.
El 80% de las discapacidades visuales son evitables mediante la consulta oftalmológica temprana.. Foto: Pixabay
 

La importancia de consultar anualmente al oftalmólogo

Según datos de la OMS más de 3 millones de personas se quedan ciegas por no protegerse del sol cada año, dato que llevo a la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera a instaurar una campaña para alertar mundialmente sobre la importancia de la salud ocular.

Muchas veces no hay señales ni síntomas que alerten a tiempo de enfermedades oculares, por lo que tantas personas se quedan ciegas simplemente por falta de información y controles adecuados. Según la IAPB, el 80% de las discapacidades visuales son evitables mediante la consulta oftalmológica temprana y que la población esté informada sobre cuáles son las causas de discapacidad visual.

Dr. Daniel López Rosetti

 

Si algo caracteriza a la vida moderna, desde el punto de vista médico, seguramente es el síndrome del estrés. Como condicionamiento de síntomas y/o enfermedad se ha implantado en los últimos años en el mundo entero. Muchos son los motivos, entre los cuales debemos destacar sin duda la sobrecarga que la vida en la sociedad actual imprime a todos sus habitantes y, en definitiva, la presión de la velocidad para realizar las tareas cotidianas.

Es por eso que las enfermedades relacionadas con el síndrome del estrés las denominamos en forma corriente como enfermedades del "apuro".

Y esto es debido a la presión que se ejerce sobre nosotros para hacer cada vez más y más cosas en la menor unidad de tiempo posible, lo que reduce, como consecuencia, espacios de tiempo personal o tiempo libre para vivir lo que realmente importa. Lo cierto, más allá de las definiciones, es que el estrés nos acompaña desde que estamos en este planeta pero sin duda ha aumentado su prevalencia durante las últimas dos o tres generaciones.

Ni hablar respecto al aumento del mismo en los últimos 50 años.

Básicamente, el estrés puede ser agudo o crónico. Entendemos como estrés agudo justamente al que se presenta en forma súbita e intensa y en términos generales dura poco tiempo. Como contrapartida tenemos el llamado estrés crónico, es decir aquel que ejerce su acción tanto a nivel mental como físico en forma sostenida en el tiempo. Si bien su intensidad es menor el efecto dañino es consecuencia de la prolongación en el tiempo de este fenómeno. El estrés crónico es en realidad la forma de estrés más dañina respecto a nuestra condición de salud y bienestar.

Repito, es de menor intensidad pero sostenido en el tiempo, metafóricamente hablando es el daño que ejerce la gota que orada la piedra.

 

Cuando hablamos de síndrome del burn out o síndrome del quemado, nos referimos a una forma de estrés crónico que puede presentarse en cualquier persona y cualquiera sea su condición de desempeño cotidiano, laboral, y yo social. Es el resultado de la acción sostenida de las condiciones de la presión cotidiana,es decir de la presión ejercida por todas aquellas situaciones de sobrecarga o amenazas que denominamos "estresores".

 

Este síndrome del quemado puede asimismo alcanzar a las personas en cualquier etapa del año. Sin embargo, en la práctica hospitalaria cotidiana observamos que se presenta con mayor frecuencia durante los últimos meses del año. Esto resulta claro y entendible toda vez que las presiones resultan acumulativas a lo largo del ciclo anual ejerciendo su mayor presión sobre el período en que finaliza el año.

 

Un autodiagnóstico sencillo

Este síndrome tiene sintomatologías que le resultan propias y muy bien establecidas. Las vamos a comentar básicamente como encuadradas en tres características sintomáticas a los efectos de que cada uno de nosotros pueda realizar una suerte de autodiagnóstico identificando si esos síntomas se presentan actualmente en nuestra vida.

Es necesario aclarar que la presentación de este síndrome es por naturaleza de instalación lenta. Ya hemos dicho que se trata de una forma de estrés crónico por lo tanto es probable que la lentitud en la cual se instalan las sintomatologías tanto mentales, emocionales como las de orden físico no permita en un principio que no tenemos su presencia si no hasta que la totalidad de los síntomas se presentan y la presencia de este síndrome ya resulta clara y evidente.

Si tuviéramos que decir las características básicas de esta enfermedad deberíamos presentarla como una tríada sintomática. Para que se produzca esta condición el nivel estresante del medio ambiente debe ser elevado y estructural. De tal suerte la persona con el tiempo claudica ante la presión y aparecen los síntomas de esa tríada que pasamos a describir. Digamos que el burn out o síndrome del quemado se caracteriza por el agotamiento emocional, la despersonalización y la disminución de la iniciativa y en la toma de decisiones.

El agotamiento emocional implica la disminución en la capacidad para reaccionar emotivamente en forma concordante con la situación que se vive. Es un desajuste entre los hechos y la respuesta emocional lógica esperada. Digamos como para esclarecer este punto, que una forma habitual de reaccionar es con alegría ante circunstancias que así lo ameriten y con tristeza frente aquellas en las cuales corresponda. En otras palabras hay una concordancia entre la circunstancia de vida y la reacción emocional consecuente. En el burn out el agotamiento emocional impide la reacción lógica ante las circunstancias de vida y el procesamiento habitual de las emociones. Es así que paulatinamente la persona afectada comienza a vivenciar apatía, frustración, decepción e insensibilidad. Puede agregarse también irritabilidad, inflexibilidad e intolerancia.

 

La segunda característica de este síndrome es la llamada "despersonalización". Se entiende por tal en medicina del estrés, a una situación en la cual la persona comienza a desarrollar sus actividades en forma automática e incluso hasta eficazmente en lo que es el cumplimiento de orden rutinario, pero con una desconexión personal con ellas. Es como si llevara a cabo todas sus acciones cotidianas desde una perspectiva del desinterés, de apatía y la toma de distancia personal con las actividades y las relaciones interpersonales. Podíamos decir que es un alejamiento con el mundo de los otros y de las cosas.

 

Como consecuencia de las dos características ya mencionadas se constituye la tercera pata de esta triada sintomática del síndrome de agotamiento o burn out, y me refiero a la disminución en la toma de las iniciativas y la capacidad en la toma de decisiones. Es que de algún modo se altera el funcionamiento de las cualidades intelectuales, creativas, la capacidad de iniciativa, de liderazgo, la seguridad en sí mismo y todas estas características necesarias en la toma de decisiones y determinación en el curso de las acciones cotidianas.

Como podemos ver estas tres características, el agotamiento emocional, la despersonalización y la disminución en la iniciativa y toma de decisiones, alteran profundamente el desenvolvimiento cotidiano. Si bien no es correcto lo que voy a decir a continuación, metafóricamente hablando me permito decirlo, este síndrome es un "anestesiamiento" del comportamiento que aleja a las personas de su entorno familiar y social. De alguna manera lo es ya que la sobrecarga que el estrés representa de manera crónica acude a esos síntomas con la finalidad de protegerse del entorno estresante. Claro está que esta situación resulta dañina y claramente progresiva.

 

Como en otros síndromes relacionados con el estrés, admite grados desde aquellos verdaderamente leves hasta los más complejos. De no ser diagnosticado a tiempo y en la medida en que las circunstancias estresantes continúen, se agregarán nuevos síntomas entre los cuales comenzarán a aparecer a aquellos típicos del estrés crónico tales como el cansancio, la fatiga, la disminución de las capacidades cognitivas, el insomnio, el nerviosismo, las alteraciones en la conducta, alteraciones en el comportamiento cotidiano, sintomatología cardiológica, digestiva, neurológica, hormonal, y otras tantas. En realidad nada de nuestro funcionamiento psíquico y físico escapan al alcance del estrés crónico.

 

Espero haber resultado lo suficientemente claro en la descripción de esta situación como para que cada uno pueda determinar si algunos de estos síntomas de la tríada del síndrome del burn out o síndrome del quemado, se presentan en su vida o en la de alguien cercano.

 

Recuerde que cualquier sintomatología y/o afección que es diagnosticada a tiempo brinda mayor oportunidad de tratamiento eficiente.

Mi aspiración con esta columna es que a través de esta información sea posible realizar un "autodiagnóstico" a tiempo para disminuir los efectos del estrés crónico.

Por último, quisiera decir que en muchas circunstancias el sólo hecho de disminuir las tareas que nos resultan muy intensas o exigentes, es suficiente para abortar el desarrollo de este síndrome a tiempo.

Quiénes Somos

Glam Magazine toda la moda, tendencias, músicas y novedades.

Lo mejor está en nosotros desde Brinkmann.

Leer Más